DESPIDAMOS JUNTOS A UN CLÁSICO. NOS ENCANTÓ TU VISITA, PRÍNCIPE.

Estándar

En todas las despedidas siempre hay algo que hace crac.

Tras mucho viajar, conocer y recabar conocimiento y sensaciones, amén de sacar sus propias conclusiones, el Principito regresó a casa sabiendo una cosa cierta: echaba de menos a su rosa y a su amigo el aviador.

Siempre hay despedidas, pero no debe preocuparnos el dolor de la ausencia, sino atesorar lo que nos queda de la esencia, a pesar del desierto, a pesar de la montaña salada, a pesar de los kilómetros y el tiempo…

“Lo esencial, es invisible  a los ojos”; pero la mirada que viene de dentro es la pupila que todos querríamos sobre nuestro rostro. Una mirada única.

Muchas gracias por esta manita compañera. Mil gracias Malena Cáceres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s